¿Estoy maximizando mi capacidad? 

Con el crecimiento exponencial de la logística y la transportación multimodal dentro de la primera, media y última milla a nivel global, crecen también los costos y la gran necesidad de optimización dentro de la cadena de distribución.  

Existen diversos indicadores de buen desempeño para clasificar a una empresa, así como su nivel desarrollo, resolución de problemas comunes y uno de los más destacables que es la capacidad de utilizar los recursos para el beneficio e incremento de ganancias. Sea flota propia o flota externa al momento de generar las rutas de acuerdo con mis órdenes del día, uno de los factores más importantes a considerar es la capacidad en volumen y en peso de mis unidades para poder tener una mejor eficiencia y reducir mis costos entregando lo mismo o más.  

Hoy en día grandes empresas y líderes en el mercado de transporte utilizan metodologías conservadoras para planificar el uso de sus unidades. ¿Funciona? sí, los métodos convencionales han sostenido el flujo de operaciones por años dando resultados positivos. ¿Es la más eficiente? En la mayoría de los escenarios no lo es. Actualmente la tecnología ha llegado al nivel de poder automatizar procesos y utilizar inteligencia artificial para conocer cuál es la capacidad óptima que un vehículo pudiera transportar para ser más productivos, dependiendo de su volumen, órdenes del día, volumen de la orden, peso, tipo de vehículo y diversas restricciones que la empresa pudiera configurar a su favor.   

Muchos directores de transporte y líderes en el área de tecnología y gestión de transporte consideran que no es ideal o práctico el cambiar los procesos actuales si es el que ya funciona. El hacer un cambio en las operaciones podría significar problemas para adaptar al personal o tiempo invertido para entrenamiento, ¿Por qué debo de modificar algo que me genera ingresos? ¿Qué beneficios me trae utilizar esta tecnología? Dentro de los porcentajes de eficiencia, se ha comprobado que la tecnología logística puede brindar hasta alrededor de un 25% de ahorros en la multi milla, esto se logra ya que a través de la optimización se puede entregar más órdenes con las mismas unidades, aumenta el nivel de entregas por hora, maximiza la capacidad dentro de las unidades para sacar la mayor utilidad en mis activos. Al mismo tiempo, la automatización y digitalización de estos procesos de asignación nos ahorran tiempo al optar por procesos automáticos donde se filtran X número de factores previamente configurados que se toman en cuenta para el resultado. Remplazando los procesos convencionales o manuales, eliminamos los posibles errores humanos que reducen los niveles de servicio. Por otro lado, también al digitalizar todo podemos generar toma de decisiones automáticas más efectivas, basadas en tiempo real y en históricos de análisis que nos ayudaran a obtener la división más eficiente y óptima para nuestro ruteo de primera, media y hasta última milla.   

El éxito de una organización se puede basar en el buen rendimiento que sus activos les generen. La buena organización y utilización de bienes habla sobre el alto nivel de desarrollo dentro de la empresa y de la efectividad de su dirección. La mejora continua en los procesos es la clave para lograr constante eficiencia y ahorros, debemos abrirle la puerta a las nuevas tecnologías que nos toman de la mano y nos llevan al siguiente nivel de optimización.